Saltear al contenido principal
Aplicación Directiva Europea 2012/27 Eficiencia Energética

Aplicación Directiva Europea 2012/27 Eficiencia Energética

Todo parece indicar que es inminente la transposición por parte del gobierno español de la Directiva Europea de Eficiencia Energética 2012/27. 
Esto obligará a las empresas a cumplir unos requisitos de conocimiento y control de su consumo energético antes del 5 de Diciembre de 2015.
 
Las empresas obligadas serán casi todas excepto las PYME’s. Deberán realizar acciones al respecto las empresas que cumplan alguno de estos requisitos:
 
  • Personal superior a 250 trabajadores.
  • Facturación superior 50 millones de €.

El objetivo de esta reglamentación es promover el ahorro energético de las empresas y disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Para ello se establecen herramientas básicas como las Auditorías Energéticas y la implantación de Sistemas de Gestión Energética.
 
Se realizará un registro administrativo de empresas que ya han realizado auditorías energéticas. También se establecerá una acreditación de profesionales válidos para realizar las auditorías energéticas.
 
Se establecen dos vías principales para cumplir estos requisitos legales:
  •  Realizar una auditoría energética según norma UNE-EN 16.247.
La normativa define una auditoría energética como la inspección y análisis sistemáticos del uso y consumo de energía en un emplazamiento, edificio, sistema u organización con el objetivo de identificar e informar acerca de los flujos de energía y del potencial de mejora de la eficiencia energética.
Dicha auditoría debe basarse en datos de consumo de energía actualizados, medidos y verificables. También debe tenerse en cuenta el análisis del coste del ciclo de vida de las medidas de ahorro energético, con valores como VAN, TIR y Payback.
 
  • Implantación de Sistema de Gestión Energética (SGE) según ISO 50.001.
A su vez el SGE deberá incluir una auditoría energética. La aplicación de dicha certificación da a las empresas ventajas competitivas al dar la capacidad de reducir sus costes  energéticos.
 
Adicionalmente se da el valor añadido de mejora de la imagen de la empresa al tener un sello que certifica que se está concienciado con la reducción del impacto ambiental de la actividad de la empresa.
 
Para más información ver el siguiente post:
 
 
 
Desde jgr consultoría ofrecemos a las empresas y entidades soluciones para el cumplimiento de estos requisitos por cualquiera de las vías posibles. Para cualquier consulta o información adicional contacte con:
 
Volver arriba