Saltear al contenido principal
Reducir Costes Gracias Al Análisis De La Eficiencia En La Energía III: Reducir El Consumo En La Práctica

Reducir costes gracias al análisis de la eficiencia en la energía III: reducir el consumo en la práctica

En anteriores entradas, ya hemos analizado cómo reducir costes gracias al análisis de la eficiencia en la energía. Por un lado vimos, Reducir costes gracias al análisis de la eficiencia energética I: Cuánto y en qué gastamos la energía, donde pusimos el foco en que para aumentar el ahorro energético resulta crucial hacer un estudio de la energía que consumimos y la forma en que la estamos consumiendo y centrarnos en:

  • Analizar las facturas de energía, para conocer si pagamos de acuerdo a lo que hemos contratado y si estamos haciendo un consumo balanceado de la energía o, por el contrario, estamos pagando recargos por consumos “pico” que podríamos evitar.
  • Revisar los sistemas mediante cámaras termográficas que puedan darnos información acerca del funcionamiento de nuestros sistemas, si existen fugas o si algún sistema se encuentra sobrecargado, de forma que podamos detectar si estamos consumiendo más energía de la que deberíamos.
  • Controlar cómo tenemos el consumo de energía reactiva en nuestras plantas (factor de potencia) de forma que nos aseguremos que no estamos siendo penalizados por las compañías de energía.

A continuación, en Reducir costes gracias al análisis de la eficiencia energética II: Qué lastra nuestra eficiencia energética, vimos que a la hora de realizar un análisis de la eficiencia de la energía en nuestra organización, el segundo paso que debemos seguir es identificar de forma más concreta qué problemas se pueden estar dando (en ese anterior artículo entramos más en detalle de cuáles analizar)

El último paso a seguir cuando realizamos un análisis de la eficiencia en la energía es preparar un listado con posibles soluciones a los problemas que hemos encontrado y priorizarlas para llevarlos a la práctica. 

En este paso es muy importante contar con experiencia previa en el análisis de la eficiencia en la energía puesto que deberemos comprender cómo afecta cada factor a nuestro consumo de energía para hacer propuestas para reducir el consumo de energía. En este sentido, podemos llevar a cabo al menos tres tipos de acciones:

1. Ajuste de procesos

Ajustar procesos puede ser una de las mejores formas de optimizar el consumo de energía ya que puede ayudarnos no sólo a reducir los costes por el propio consumo sino también a evitar pagar penalizaciones, por ejemplo, por factor de potencia. Esto se puede traducir en reajustar el funcionamiento de las bombas para que no se pongan en marcha todas a la vez, si la capacidad que tenemos lo permite, usar algunos de los calentadores de la planta a partir de las 22.00 horas cuando el coste de la energía es más económico, o instalando baterías de condensadores para corregir el factor de potencia en el punto de carga o en la entrada en servicio. Conocemos ejemplos de clientes en los que el retorno de esta inversión es muy corto debido a que las penalizaciones de las eléctricas superaban los 1000€ mensuales.

2. Reparación de equipos que estén defectuosos

Un motor mal lubricado, se sobre calienta y consume más energía. Una mala alineación de ejes y poleas también puede provocarlo. Tener a punto los equipos también se traducirá en un ahorro energético.

Deberemos plantear las reparaciones de equipos priorizando aquellas que puedan significar una interrupción de la producción y en segundo lugar, aquellas que supongan un rápido ahorro de energía y una inversión rápidamente recuperable para continuar con aquellas que tengan un retorno de la inversión más a largo plazo.

3. Sustitución de equipos y sistemas que no sean eficientes

Los mayores consumidores de energía normalmente son los sistemas de iluminación, de refrigeración, calefacción y de aire acondicionado, por lo que, la optimización de estos sistemas va más allá de evitar los picos de consumo. La sustitución de un sistema antiguo por uno de alta eficiencia puede significar importantes ahorros en costes de energía.

Una vez que hayamos identificado qué acciones de mejora que podemos llevar a cabo, habrá que priorizar cuáles llevar a cabo y, para ello, podemos usar herramientas tradicionales como calcular el ROI o retorno de la inversión y valorar tanto si puede suponer una suspensión del servicio como la importancia del ahorro que puede suponer.

En JGR Consultoría Energética somos especialistas en ingeniería de proyectos y ayudamos a hacer un análisis de la eficiencia en la energía que consumen para optimizar sus costes. Consulta nuestros casos de éxito y conoce cómo hemos ayudado a otras compañías. Puedes ponerte en contacto con nosotros en nuestra sección de Contacto o escribiéndonos a info@jgrconsultoria.com.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Volver arriba